FeminizaciĆ³n del Envejecimiento y la Vejez

Publicado en: 2014-03-18

A pocas cuadras de distancia de mi casa en Bogotá veo diariamente a una mujer en una esquina de la calle vendiendo billetes de lotería. Hace algunos días le pregunté por el tiempo que lleva en ese oficio y me respondió que lo inició a los pocos meses de muerto su esposo, y desde entonces hasta hoy, han transcurrido 19 años. Me contó, además que se casó a los 18 y su matrimonio duró 28. Sumo mentalmente las cantidades y me resultan 55 años. Son casi 20 años de trabajo los de esta mujer en la calle, el tiempo que en el sistema de seguridad social tradicional necesitaba un obrero para acceder a su pensión.

La escena se repite con pocas variaciones a lo largo de los andenes. Llevo 15 años viviendo en este sector de la ciudad y me doy cuenta de que entre los vendedores ambulantes hay una gran cantidad de mujeres. Algunas jóvenes, que traen consigo a su bebé recién nacido, seguramente madres solteras, otras, no tan jóvenes y, definitivamente, un número considerable de mayores de 60 que, a su edad, tendrían derecho a estar en su casa disfrutando de sus nietos o dedicadas a alguna actividad diferente. Pero no. Están obligadas a trabajar para conseguir el sustento propio e, incluso, colaborar con el de los hijos y otros parientes.

 

¿Cuánto tiempo más estará la mujer que vende lotería en esa congestionada calle, soportando las inclemencias de la lluvia, el sol y la contaminación vehicular?, ¿y las otras vendedoras? La respuesta a este interrogante remite al tema de la mayor esperanza de vida en las mujeres, y, por tanto, al fenómeno de la feminización del envejecimiento y la vejez. Problema asociado, a su vez, con la feminización de la pobreza.

 

El libro Envejecimiento derechos humanos y políticas públicas, editado por la CEPAL en 2009, (http://social.un.org/ageing-working-group/documents/ECLAC _sp_HR%20and%20public%20policies.pdf afirma que en América Latina por cada 100 hombres hay 121 mujeres mayores de 60 años.  Según datos de Naciones Unidas en el año 2010 las mujeres mayores de 60 años en América Latina sumaban 31,4 millones, el equivalente al  54,9% de la población de la región. Frente a esta cifra de mujeres, el porcentaje de hombres era de 45.1%, en números redondos 25 millones 800 mil personas. Una diferencia cercana a 10 puntos porcentuales, que equivale aproximadamente a seis millones de mujeres más que de hombres, en ese grupo etario.

 

En relación con el mismo tema el CELADE (Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía), en sus proyecciones para 2010, estimaba que en la región los hombres mayores de 60 años representarían el 9% de la población masculina, mientras las mujeres del mismo segmento de edad serían el 10.7% de la población femenina. (http://www.fiapam.org/wp-content/uploads/2012/03/ Separata _Mujeres_E.pdf). Las cifras aluden al promedio regional, pero cada país se comporta de manera diferente: en Uruguay el porcentaje de mujeres mayores de 60 años equivale al 21% de la población femenina total. En cambio, para el Salvador, Panamá y Costa Rica las cifras son ligeramente mayores al 10%.

 

¿Cuántos años más viven las mujeres en comparación con los hombres? Es otro dato interesante y aquí también las diferencias son notables: mientras que para el período 2005 – 2010, las mujeres en Uruguay vivieron 5.4 años más que los hombres, y en Argentina 5.2, Haití reporta una vida más larga para las mujeres que para los hombres sólo de 1.4 años, en Paraguay y México la cifra es de 1.8 y 1.9 años respectivamente. A los datos anteriores se agrega que en el 2010 el 30% de las mujeres eran mayores de 60 años, o lo que es lo mismo, 3 de cada 10, tenían 75 años  o más.

 

El que las mujeres viven más que los hombres no significa que la longevidad femenina esté asociada a una mejor calidad de vida. Por el contrario los diagnósticos al respecto son preocupantes: